lunes, 23 de abril de 2018

RECOMENDACIÓN: "DE PAVÍA A ROCROI. LOS TERCIOS ESPAÑOLES", DE JULIO ALBÍ DE LA CUESTA

"No se rendían, y era menester matarlos"


Si, siguiendo a Clausewitz, la guerra es la continuación de la política por otros medios, habría que considerar a los tercios como un instrumento esencial de la política de los Austrias

Macedonia tuvo sus falanges. Roma, sus legiones. Y España, sus tercios. Siempre mal pagados, siempre blasfemando bajo los coletos atravesados por una cruz roja, los tercios enmarcan con sus picas un período fulgurante de la historia de España, para acabar muriendo bajo sus banderas desgarradas en una larga agonía en los campos de batalla europeos y, de forma más dolorosa, en la memoria de sus compatriotas

Los tercios salvaron Viena y Malta, derrotaron irremisiblemente al turco en Lepanto, en Nördingen acabaron con el legendario ejército sueco, entraron en la brecha de Budapest, guarnecieron París, navegaron en la empresa de Inglaterra, lucharon en el Norte de África y defendieron en Flandes una imposible concepción del mundo.

Si en Bicoca los piqueros suizos fueron curados de su tradicional tenacidad, en Pavía fue el turno de la caballería aristocráctica

Solo las Indias les fueron ajenas. La conquista de las Indias fue obra de aventureros iluminados. Su conservación únicamente ofreció menguados enemigos, que por su ralea no exigieron el empleo de tropas selectas. Solo pisaron ultramar para operaciones tan concretas como breves.

Los tercios fueron, de principio a fin, la verdadera última ratio de los reyes de España, sus dados de hierro que, arrojados sobre una mesa de negociaciones o un campo de batalla, bastaban para ganar la partida.

Eran unidades de infantería, sólidas, flexibles, maniobreras, que combinaban a la perfección los distintos tipos de armas disponibles y poseedoras de una casi religiosa fé en su propia vida.

En sus filas formaban desde Grandes de España a Lazarillos de Tormes, desde capitanes surcados de cicatrices a mochileros adolescentes componiendo un vasto patio de Monipodio presidido por un fanático sentido del honor que les permitía sufrir todo, menos que les hablaran alto.

De ahí el colosal aporte historiográfico que supuso la publicación en 1999 del ensayo "De Pavía a Rocroi. Los tercios españoles", de Julio Albi de la Cuesta, una obra seminal que recuperaba del olvido a “aquellos hombres que fueron tan famosos y temidos en el mundo, los que avasallaron príncipes, los que dominaron naciones, los que conquistaron provincias, los que dieron Ley a la mayor parte de Europa”.

Publicado, en diciembre de 2017, por Desperta Ferro, el ensayo histórico-militar ""De Pavía a Rocroi. Los tercios españoles" tiene 432 páginas y puede ser adquirido por un precio de 24,95 euros.

RECOMENDACIÓN: "THE FIX 1: EL DESAFÍO DE LOS BEAGLES", DE NICK SPENCER Y STEVE LIEBER


El guionista Nick Spencer y el dibujante Steve Lieber se conchaban para una nueva serie de género negro: "The Fix". 

Una historia de polis corruptos, mafiosos manipuladores y políticos vendidos que gobiernan Los Ángeles… y del juguete sexual que puede cargárselos a todos. Ah, y el héroe es un Beagle antidroga llamado Pretzels.

Publicado, en septiembre de 2017, por Norma Editorial y traducido por Diego García Cruz, el primer volumen de la serie "The Fix", que lleva por título "El desafío de los Beagles", tiene 128 páginas a color y puede ser adquirido por un precio de 16,00 euros.



RECOMENDACIÓN: "LENNOX", DE CRAIG RUSSELL


La Segunda Guerra Mundial ha terminado, pero no así la batalla por dominar las calles de Glasgow

Lennox, un ex soldado convertido en detective privado, se ve envuelto en la investigación del asesinato de Tam McGahern, un delincuente emergente

Cuando el hermano de este, Frankie, le pide que investigue Lennox no acepta. Empero, cuando Frankie aparece asesinado, no le queda más remedio que involucrarse

Los Tres Reyes, los jefes de los bajos fondos de Glasgow, quieren saber qué ha pasado, que se traían los McGahern entre manos y por qué Lennox siempre aparece donde hay problemas.

Escrita por Craig Russell, la novela "Lennox", que fue publicada, en abril de 2011, por Roca Bolsillo, tiene 326 páginas.

sábado, 21 de abril de 2018

RECOMENDACIÓN: "JAMES BOND: FELIX LEITER", DE JAMES ROBINSON Y AARON CAMPBELL


Alena Davoff, una hermosa y letal espía rusa, acaba de destruir de todos los archivos acerca de ella

Felix Leiter, un exagente de la CIA y detective privado, es uno de los pocos que conoce el verdadero aspecto de Alena, ya que en un pasado no muy lejano fueron amantes.

Los servicios de inteligencia japoneses contratan a Felix para que les ayude a descubrir que está haciendo Alena en Japón.

Pero la misión se complica cuando la secta Atarashi Doro, "el Camino Nuevo", lleva a cabo un atentado en las oficinas del Gobierno Metropolitano de Tokyo en Shinjuka.

Todo apunta a que la secta Atarashi Doro se ha hecho con una tecnología capaz de convertir a cualquier persona en una bomba andante y que Alena está implicada en ello.

Escrito por James Robinson y dibujado por Aaron Campbell, el tomo "James Bond: Felix Leiter", que fue publicado, en marzo de 2018, por Panini Cómics, tiene 160 páginas a color y puede ser adquirido por un precio de 16,95 euros.

RECOMENDACIÓN: "LA ENCICLOPEDIA DE LA TIERRA TEMPRANA", DE ISABEL GREENBERG


Cuando el hombre del Norte y la mujer del Sur juntaron sus kayaks por primera vez en las gélidas aguas antárticas, ambos comprendieron en cuestión de segundos que eran almas gemelas.

Él fue el primer Norteño en circunnavegar la Tierra Temprana y llegar a las costas del Polo Sur.

Pero no tenían ni idea de la extraña y perversa reacción que este encuentro provocaría en el campo magnético de la Tierra Temprana.

Si hubieran sabido las dificultades que tendrían que afrontar por ello, no se habrían enamorado con tanta rapidez.

Aunque quizás no había manera de evitarlo. Destino, karma, voluntad de los dioses ..., llamadlo como queráis, pero seguro que aquello estaba destinado a suceder. Al fin y al cabo, se habían encontrado a pesar de la vastedad del Universo.

Parecía que ni siquiera la fuerza del amor era tan poderosa como la extraña repulsión magnética que les impedía acercarse el uno al otro a menos de medio metro de distancia. 

Durante las largas noches del Polo Sur, se pasaban horas y horas mirándose a los ojos y contándose historias el uno al otro.

Así arranca la "La Enciclopedia de la Tierra Temprana", una obra épica y lírica de ficción que nos lleva tras los pasos del hombre del Norte en su búsqueda del conocimiento y del amor verdadero.

Una historia que contiene multitud de historias, granes y pequeñas, sobre dioses y monstruos, reyes locos, ancianas y brujas sabias, hombres medicina, familias polares y sobre los misterios que se generan entre ellos, el misterio, la mala ciencia, la peor geografía y el amor verdadero.

Tan bellamente escrita como dibujada por Isabel Greenberg, la novela gráfica ""La Enciclopedia de la Tierra Temprana", que fue publicada, en noviembre de 2014, por Impedimenta, tiene 176 páginas y puede ser adquirida por un precio de 24,95 euros.


domingo, 15 de abril de 2018

RECOMENDACIÓN: "KATANGA 1: DIAMANTES", DE FABIEN NURY Y SYLVAIN VALLÉE


30 de junio de 1960, después de pasar ochenta años bajo la dominación colonial belga, el Congo proclama su independencia.

Patrice Lumunba se convierte en Primer Ministro. Joseph-Desiré Mobutu, en Ministro de Defensa.

11 de julio de 1960, menos de dos semanas después de la declaración de independencia, la rica provincia de Katanga declara su secesión. Moisé Tschombé es su Presidente.

Las malas lenguas insinúan que la secesión estaba prevista desde hace mucho tiempo por la Unión Minera del Alto Katanga, empresa belga que respaldaba,y financiaba al Gobierno de Tschombé.

El Congo y Katanga entran inmediatamente en guerra por el control de los territorios mineros, entre ellos la provincia de Kasai.

Se suceden numerosas masacres y éxodos de civiles. La ONU impone entonces su mediación y el envío de Cascos Azules al territorio.

Un alto ejecutivo de la Unión Minera del Alto Katanga desaparece en Kasai con diamantes valorados en treinta millones de dólares

Solo hay un hombre que sepa dónde están los diamantes, se llama Charlie y está internado en un Campo de Refugiados bajo la supervisión de la ONU, el conocido como "Campo de los Caníbales".

Se supone que el Campo está bajo en manos de la ONU, pero ni los Gurkhas se atreven a adentrarse en él.

Solo los suecos entran, ¡y gracias!, cuando los obligan a entregar víveres. En realidad, el Campo está controlado por miembros de la Balubakat, una policía tribal, adictos a la marihuana.

Su jefe es un brujo. Mantefu, lo llaman. Ningún blanco lo ha visto jamás. Se dice que para encontrarlo en el Campo hay que seguir el olor del caldero, porque los integrantes de la Balubakat son civilizados, primero te ceban y luego se te comen estofado.

Félix Kantor, veterano del 11º de Paracaidistas, licenciado con el grado de Teniente y con una hoja de servicio impresionante: Bir Hakeim, Dien Bien Phu, Árgel, un mercenario a sueldo de la Unión Minera del Alto Katanga, recibe la misión de internarse en el "Campo de los Caníbales" y sacar con vida con Charlie, solo así se podrán recuperar los diamantes.

Escrito por Fabien Nury y dibujado por Sylvain Vallée, el álbum "Katanga 1: Diamantes", que fue publicado, en abril de 2018, por Norma Editorial, tiene 76 páginas a color y puede ser adquirido por un precio de 18,00 euros.

RECOMENDACIÓN: "¡UNIVERSO!", DE ALBERT MONTEYS


Industrias Wortham, que acaba de poner en marcha una máquina para viajar en el tiempo, envía a uno de sus empleados millones de años atrás, antes de la creación del universo, con una misión marketing de alto calibre: grabar con un bisturí subatómico en los quarks que se generen con el logotipo de la empresa, con el fin de patentar el universo y que a su vuelta la empresa sea dueña del mundo

Viajes a planetas lejanos en busca de otras especies inteligentes, desincronizaciones temporales, androides demasiado amorosos, son algunas de las premisas ideadas por Albert Monteys para ensamblar los relatos que componen "¡Universo!".

Publicado, abril de 2018, por Astiberri, el primer volumen de la serie "¡Universo!" tiene 208 páginas  a color y puede ser adquirido por un precio de 18,00 euros.

sábado, 14 de abril de 2018

RECOMENDACIÓN. "GRANDES JUICIOS DE LA HISTORIA", JOSÉ ANTONIO VÁZQUEZ TAÍN




La justicia se administra por y para los hombres. Los jueces son seres humanos con sus virtudes defectos, se forman en una sociedad y una cultura, por lo que están condicionados por estas hasta el punto de que lo que unas civilizaciones entienden como Derecho otras lo ven como aberración

Incluso el Magistrado más culto y prudente, en una aplicación exacta de las Leyes de su tiempo, pudo haber dictado una Sentencia que nos resulte difícil de aceptar, ya que su mentalidad y sus conocimientos pueden distar mucho de los nuestros.

En el Israel del siglo I, la situación de sumisión a un Imperio pagano, con el nivel de desesperanza que esto implicaba, con la corrupción generalizada de sus gobernantes y con la pobreza endémica de la región, hacía que el respeto a las Leyes viniese impuesto por los dirigentes religiosos, muchas veces, eso sí, secundado por los creyentes más convencidos

El castigo mediante lapidación no era infrecuente, y en él participaba la comunidad en pleno, en una catarsis de defensa de Dios

El miedo imponía en los humildes el respeto a la Ley, y la conveniencia, en los poderosos.

Todos los que, antes y después de Jesús, predicaron al pueblo de Israel ser los anunciados por los Profetas, designados por el Altísimo para establecer el reino de Dios en la tierra, tuvieron el mismo fin que le esperaba a él en su Sentencia.

Para un judío, y según la propia Ley mosaica que tanto defendió Cristo, el Nazareno, al proclamarse hijo de Dios, y Dios como Él mismo, estaba cometiendo blasfemia

Señala Vázquez Taín que, atendiendo modo en que se celebró el juicio y la postura que adoptó Jesús, con confesión incluida, no cabía otro castigo que la pena capital.

Algunos autores consideran que en el juicio penal de Jesús no se dictó una Sentencia en forma

En realidad, el proceso extraordinario no requería de una formalidad especial para el fallo y podría haberse limitado a un lacónico Ibis ad crucem Irás a la cruz»). 

En las penas infamantes —aquellas que llevaban consigo el escarnio público—, el motivo de la condena se escribía en una tabla blanqueada con cal que se colgaba al cuello del penado

Se realizaba así una labor de prevención contra futuras conductas similares, ya que se anunciaba a todos los que sintiesen esa tentación que «si delinquís, esto es lo que os espera». 

En el caso de Jesús, en los Evangelios se relata cómo el propio Poncio Pilato escribe en el letrero IESVS NAZARENVS REX IVDAEORVM, o «Jesús el Nazareno, rey de los judíos»

Para que todos entendieran la razón de la crucifixión, el letrero estaba también en griego y en hebreo.

Según Vázquez Taín, si hubo un cartel en el que se hizo constar el crimen por el que se condenaba al reo, todo indica que hubo una Sentencia y una condena, pues no tiene sentido que se plasme por escrito un crimen si este no fue declarado, máxime cuando en aquella época se crucificaba a cientos de personas cada año sin juicio alguno y, por tanto, sin dejar constancia de sus crímenes.

Los griegos clásicos distinguían entre la Ley natural, o Themis, y la Ley escrita, o Nomos

La primera, dictada por los dioses, había regido Grecia desde los tiempos más remotos. Pero con el fin de impedir que los propios gobernantes pudieran contravenir sus preceptos, los legisladores (nomothétes) fueron fijando las normas naturales como disposiciones escritas

Las Leyes de los hombres se dictaban para temas concretos y en momentos concretos, y eran mutables.

El juicio comenzaba con la lectura de la denuncia por parte del Hegemón y, a continuación, cada parte pronunciaba su discurso

El tiempo estaba fijado en función de la complejidad del caso y se medía mediante una clepsidra, o reloj de agua. Las sesiones eran continuas y debían finalizar en una sola jornada.

Una vez acabado el debate, se efectuaba una primera votación y cada jurado depositaba su voto en un ánfora

Al principio fueron piedras blancas o negras, pero posteriormente se elaboraron piezas de bronce con la inscripción de «culpable» o «inocente» grabada en su superficie. 

En caso de empate, que podía producirse si algún jurado no votaba, el acusado era considerado inocente

Si al denunciado se le declaraba culpable, la Sentencia era inapelable y se producía un segundo debate para fijar la pena.

En Atenas, las Leyes no establecían un castigo concreto para cada crimen. El acusador proponía el que estimase conveniente, y el condenado, a su vez, debía plantear otro

Las penas iban desde la muerte, normalmente por envenenamiento, hasta el exilio o una simple multa

Cada parte debía sugerir, por tanto, la sanción que le pareciese adecuada y los Jueces tenían que escoger entre una de las dos, por lo que la elección podía producirse al descartar una, o bien por pequeña, o bien por excesiva.

Como no existía policía tal y como hoy la entendemos, un grupo conocido como «los once ciudadanos», pues tal era su número, era el responsable de garantizar que el acusado compareciese en el juicio.

Meleto, hijo de Meleto de Piteas, acusó y llevó a juicio a Sócrates, hijo de Sofronisco de Alopecia, por las siguientes ofensasno reconocer a las divinidades reconocidas por la ciudad y por dar a conocer nuevas divinidades. Además, se acusaba de corromper a la juventud. En el juicio, la acusación solicitó que se condenase Sócrates a la pena capital.

El alegato de Sócrates fue sorprendente: "Ah, atenienses, no es lo difícil evitar la muerte; lo es mucho más evitar la deshonra, que marcha más ligera que la muerte. Esta es la razón, por que, viejo y pesado como estoy, me he dejado llevar por la más pesada de las dos, la muerte; mientras que la más ligera, el crimen, está adherida a mis acusadores, que tienen vigor ligereza. Yo voy a sufrir la muerte, a la que me habéis condenado; pero ellos sufrirán la iniquidad y la infamia a que la verdad les condena. Con respecto a mí, me atengo a mi castigo, y ellos se atendrán al suyo.Pero ya es tiempo de que nos retiremos de aquí, yo para morir, vosotros para vivir. Entre vosotros y yo, ¿quién lleva la mejor parte? Esto es lo que nadie sabe, excepto Dios".

Nadie puede negar que, tras ser declarado culpableSócrates buscó intencionadamente la pena de muerte ofreciendo una propuesta de condena inaceptable por los jueces

Algunos sostienen que lo hizo por coherencia con su respeto a las leyes, pero para eso no era necesario provocar a los jurados pidiéndoles una renta a cargo del Estado

Lo cierto es que no resulta fácil entender qué era lo que pretendía, aunque ha de tenerse en cuenta que Sócrates  no podía pagar multa alguna y que habría necesitado la ayuda de sus discípulos, lo que habría supuesto una clara humillación ante sus enemigos

Y tampoco podía proponer el destierro, pues eso le habría supuesto un vagar sin término y sin oficio.

La ejecución de Sócrates se erigió para la Historia en un ritual de purificación de sus posibles faltas humanastrascendiendo únicamente sus virtudes intelectuales

En la Francia del siglo XIV, el juicio a la Orden del Temple se ajustó, desde el punto de vista jurídico,  a las propias normas de la Inquisición

Toda confesión, aun la obtenida bajo tortura, era válida para fundamentar una condena

Así que se emplearon a fondo para conseguir el mayor número de ellas, incluso a costa de matar a un alto porcentaje de detenidos

Después, solo había que neutralizar la reacción papal para evitar que los interrogatorios, aunque fuesen irregulares, se anulasen, lo que, en efecto, se consiguió

Cualquier templario que se arrepintiese de su confesión y se retractase incurriría en nueva herejía, por lo que sería considerado relapso y podría ser quemado de forma inmediata antes de que alguien saliese en su defensa.

Los animales han sido sometidos a juicio por todo tipo de crímenes, incluidos los políticos

Recuerda Vázquez Taín que, en plena Revolución francesa, cuando las tropas revolucionarias acudieron a apresar al Marqués de Saint-Prix, el mastín del noble galo se dejó llevar por sus instintos y defendió a su amo

El mastín fue juzgado junto con el Marqués por actividades antirrevolucionarias y condenado a su misma suerte: los dos fueron guillotinados.

Pone en duda Vázquez Taín que el juicio a Galileo a Galiliei llegase realmente a existir, y apunta que todo pudo haber sido una farsa.

Sostiene el autor que no puede hablarse de una lucha entre ciencia y fe, pues afirmar esto entraña ignorar intencionadamente un dato crucial: Galileo era profundamente creyente y nunca habría ido contra sus sentimientos religiosos.

Es más, Vázquez Taín  razona que afirmar que la Iglesia católica, desde su ignorancia, trató de frenar la luz del conocimiento implica olvidar que los científicos jesuitas tenían razón en la relación de las mareas con la rotación de la Luna y en la existencia de los cometas, frente a las teorías de Galileo.

Ningún científico llegó a afirmar con rotundidad la rotación de la Tierra hasta el péndulo de Foucault.

En cuanto al siglo XX, el autor apunta explica críticos con los juicios de Núremberg suelen enfocar sus ataques, o bien desde una ideología política contraria a las dos grandes potencias que protagonizaron el proceso (Estados Unidos y la Unión Soviética), o bien desde los conceptos jurídicos entendidos en sentido estricto.

Sea cual sea la perspectiva desde la que se analicen los procesos de Nuremberg, nunca se podrá negar el enorme esfuerzo realizado, especialmente por los Magistrados que formaron parte del Tribunal Militar Internacional de Nuremberg.

Se trataba de dar una respuesta distinta a la simple venganza y, al mismo tiempo, de fijar con objetividad los hechos que habían acontecido durante el conflicto bélico.

Frente a los fusilamientos sumarios que algunos pretendían, los Magistrados optaron por unas condenas y absoluciones razonadas de la mejor manera posible, aun cuando no se compartan los criterios.

Frente a la mayoría de opinión pública, que esperaban la condena a muerte de todos los acusados, los Magistrados demostraron valentía absolviendo a tres acusados y no condenando a muerte a varios.

Pero Vázquez Taín también se muestra crítico con los juicios de Nueremberg y señala que el tribunal se quedó muy corto y perdió una magnífica oportunidad de sentar precedente como Tribunal Penal Internacional, ya que algunos hechos que se pusieron a debate por parte de la acusación deberían haber tenido una respuesta expresa en la Sentencia.

Todos los buenos propósitos con los que se creó el Tribunal Militar Internacional de Nuremberg se desvanecieron en cuanto los intereses individuales de cada potencia se vieron en peligro.

Los proyectos para constituir una Corte Penal Internacional con competencias para juzgar crímenes de guerra se dejaron a un lado y no fue hasta 1998 cuando finalmente se creó, mediante la firma del Estatuto de Roma, aunque con la postura contraria de Estados Unidos, que desde entonces ha tratado de bloquear su funcionamiento, pues el Gobierno estadounidense no parece estar dispuesto a ver a ninguno de sus soldados sentado en el banquillo de los acusados por crímenes de guerra.

Vázquez Taín cierra el libro analizando uno de los procesos más mediáticos del siglo XX, el juicio a OJ Simpson.

El 2 de octubre de 1995, el juicio más largo jamás celebrado en Estados Unidos llegaba a su fin.

Se calcula que el erario público se gastó más de dieciséis millones de dólares en este proceso, que mantuvo en vilo a más de cien  millones de personas

Tres horas después de retirarse a deliberar, el jurado ya había alcanzado un veredicto.

Sus ganas de acabar, tras casi ocho meses de reclusión, eran más que visibles. O. J. Simpson fue declarado no culpable.

Hasta cinco de los miembros del jurado, en entrevistas posteriores, reconocieron que creían que Simpson había cometido los crímenes, pero que la fiscalía no lo había probado.

Pese a las evidencias, una minoría oprimida tuvo la oportunidad de vengar los cientos de juicios en los que la mayoría blanca había impuesto su Ley.

Y lo hizo de la única forma en que se ejecutan las venganzas: imponiendo una injusticia para compensar otras injusticias

En mayo de 1997, los padres de Ronald Goldman –el hombre que, según el jurado, no había sido asesinado por Simpson-, presentaron una demanda civil contra O. J. Simpson para reclamarle los daños y perjuicios causados como autor de una muerte imprudente.

Al mes siguiente se les unió el padre de Nicole Brown. –la esposa de Simpson, que, según el jurado, no había sido asesinada por éste-.

Al no tratarse del mismo delito —el anterior había sido por asesinato— y ahora se trataba de un pleito civil y no penal, la demanda fue admitida a trámite.

El juicio se celebró en Santa Mónica. Se prohibió el acceso de las cámaras a su Sala de Vistas y, como se trataba de un proceso civil, Simpson no pudo ampararse en el derecho a no declarar contra si mismo y no confesarse culpable y se vio obligado a declarar.

Simpson no pudo explicar muchas de las evidencias que le incriminaban, como, por ejemplo, dónde se encontraba en el momento en el que se produjeron los asesinatos o cómo se había hecho el corte en el dedo.

Esta vez, los miembros del jurado, de acuerdo con el porcentaje de la población, fueron mayoritariamente blancos.

Los debates tuvieron un carácter técnico y se limitaron a tratar aspectos jurídicos de las evidencias, como su credibilidad o su falta de ella.

Muchas de las pruebas del proceso anterior volvieron a presentarse, otras se desecharon por no guardar relación con lo que se debatía, y solo alguna fue novedosa.

Los mismos hechos, lejos ya de las cámaras, pasado el espectáculo y con otro jurado, fueron suficientes para que por unanimidad se dictara un veredicto de culpabilidad.

Con este ensayo, Vázquez Taín demuestra que muchos de los principios fundamentales del Derecho que creemos eternos e inviolables realmente son fruto de la concepción social y de la doctrina de la época concreta en que se aplican

no quiere ello decir que sean más o menos acertados o correctos. Simplemente son el fruto de la sociedad y el Derecho de su tiempo

Publicado, en abril de 2018, por Espasa, el ensayo histórico-jurídico "Grandes Juicios de la Historia" tiene 384 páginas y puede ser adquirido por un precio de 19,90 euros.


RECOMENDACIÓN: "CRÓNICAS DEL NUEVE PARABELLUM", DE RICARDO MAGAZ


"Crónicas del nueve parabellum" es el libro más personal de Ricardo Magaz. Un cuaderno de bitácora donde Magaz vuelca historias y casos que ha vivido en primera línea o que ha examinado directamente para las televisiones, los periódicos y las emisoras de radio, porque “todo el mundo lleva un lobo dormido dentro”. 

Artículos, tribunas, columnas, análisis, prólogos, argumentarios de trabajo para los medios, o viajes, nutren esta selección particular de textos con alma criminológica y paladar literario para armar un libro lúcido y penetrante que da testimonio real de una época, 2008-2018, de la España de género negro

Dos capítulos especiales cierran las páginas de la obra: uno dedicado al asesinato de Isabel Carrasco y otro al crimen de la peregrina Denise Pikka Thiem en el Camino de Santiago, que Magaz estudió e investigó a pie de obra con la solvencia de un profesor de fenomenología criminal y el pulso de un escritor.

Publicado, en enero de 2018, por Eolas Ediciones, el ensayo negro-criminal "Crónicas del nueve parabellum" tiene 246 páginas y puede ser adquirido por un precio de 18,00 euros.

miércoles, 11 de abril de 2018

RECOMENDACIÓN: "GHOST FLEET", DE P.W. SINGER Y AUGUST COLE




Diez años en el futuro, como consecuencia de una catástrofe en Oriente MedioEstados Unidos ses  la mayor potencia energética del mundo.

China está gobernada por el Protectorado, un régimen poscomunista y militarista que desea expandir su esfera de influencia, pero depende del petróleo estadounidense, hasta que científicos chinos descubren enormes reservas de gas natural en la Fosa de las Marianas. 

Entonces el Protectorado lanza un ataque relámpago que le permite hacerse con el control de esas reservas energéticas y del Pacífico.


El ataque es casi como un Pearl Harbor del siglo XXI. Usando nueva tecnología militar y su ejército de hackers, Pekín incapacita las computadoras de los equipos militares estadounidenses más modernos –como los aviones de combate F-35 y los buques de guerra clase Littoral Combat Ship–, impidiéndoles entrar en combate y repeler la demoledora ofensiva.

Estados Unidos pierde satélites, portaviones, submarinos y muchas vidas. Entonces China –con apoyo de la Federación Rusa– ocupa Hawáii, convirtiéndose en la nueva potencia del Pacífico.

Tras el ataque del Protectorado, Washington intenta un contraataque, reagrupando sus fuerzas y sacando del retiro antiguos aviones F-16 y A-10. 

Lo mismo hace con las unidades navales que le quedan, entre ellas el destructor USS Zumwalt, que jugará un rol clave dentro de esta “flota fantasma”.


El USS Zumwalt es un destructor único en su tipo por el diseño de su casco y la tecnología que le otorga invisibilidad al radar

Escrita por  P. W. Singer  y August Cole, la novela "Ghost Fleet", que permanece inédita en España, tiene 416 páginas y puede ser adquirida por un precio de 15,99 dólares.

martes, 10 de abril de 2018

RECOMENDACIÓN: "LA SEXTA ISLA", DE DANIEL CHAVARRÍA


¿Cómo pueden llegar a entrecruzarse los destinos de un alto ejecutivo de la ITT, de un pirata holandés del siglo XVII y de un quijotesco marinero uruguayo

¿Qué tienen en común el asalto a un buque español, un secuestro en Nueva York, el robo de una famosa pintura y los recientes descubrimientos tecnológicos de espías del bloque del Este

Tres épocas y lugares distintos confluyen en "La sexta isla", una apasionante novela de engaños y descubrimientos, de enigmas, tesoros y sorpresas

Ésta es la historia de un hombre que llega a ser alto funcionario de la ITT. Ésta es la historia de un huérfano uruguayo obsesionado con la idea de Dios, que escribe guiones radiofónicos de éxito y que lo abandona todo por entregarse a la aventura de la marina mercante

Ésta es la historia de un comerciante holandés que se lanza a la aventura de los piratas holandeses del siglo XVII

Ésta es la historia de un secuestro, de travesías pasadas y presentes, de robos y de espionaje; la historia del encuentro de los hombres consigo mismos, con sus temores, sus bajas pasiones y sus visiones divinas.

Escrita por Daniel Chavarría, la novela "La sexta isla" fue publicada por Ediciones Jucar en los volúmenes 89 y 90 de la colección Etiqueta Negra

Reeditada por Ediciones Cubanas en abril de 2017, "La sexta isla" tiene 374 páginas y puede ser adquirida por un precio de 24,15 euros.